CULTURA Jueves 09 de Agosto de 2018 - 00:00:00

¿Hay alguien ahí?: Captan una misteriosa señal de origen extraterrestre en una frecuencia muy baja





La señal de 'ráfagas rápidas de radio' es de origen incierto y su frecuencia fue de apenas 580 MHz.

Astrónomos canadienses captaron el pasado 25 de julio una misteriosa señal de radio de origen extraterrestre en la frecuencia más baja jamás detectada en este tipo de fenómenos, informa Science Alert.

El radiotelescopio denominado Experimento Canadiense de Mapeo de la Intensidad de Hidrógeno (CHIME, por sus siglas en inglés) que se encuentra en la provincia de Columbia Británica, detectó el extraño ruido espacial conocido como 'ráfagas rápidas de radio' (FRB).

La señal, que ha sido denominada FRB 180725A por la fecha de su recepción, fue registrada en una frecuencia de 580 MHz, mientras que hasta ahora la frecuencia más baja de una FRB de la que se tenía registro era de 700 MHz.

Los científicos desconocen tanto el origen como la naturaleza exacta de este tipo de fenómenos, aunque algunas hipótesis atribuyen su surgimiento a la actividad turbulenta asociada a los agujeros negros, como, por ejemplo, la fusión de dos agujeros negros o las estrellas púlsar que emiten una radiación muy intensa a intervalos cortos y regulares.

"Estos fenómenos han ocurrido tanto durante el día como por la noche", mientras que "su momento de llegada no tienen correlación con ninguna actividad local u otra fuente conocida", asegura Patrick Boyle, gerente del proyecto CHIME.

La misteriosa señal de radio "extraterrestre"

“Es interesante porque es la primera señal con una frecuencia tan baja, en comparación a las que hemos visto antes en FRB”, dijo a Gizmodo la astrónoma Emily Petroff de ASTRON, el Instituto de radio astronomía de Países Bajos. “Simplemente no sabemos mucho sobre las FRB en estas frecuencias, por lo que es genial ver que son al menos detectables y CHIME los está encontrando”.

Es cierto que las FRB son un misterio cósmico. Fueron detectadas por primera vez en 2001 pero no fueron reveladas hasta 2007; además, solo alrededor de 50 de estos eventos han sido detectados por radiotelescopios. Son ráfagas de radio bastante rápidas, señales brillantes y rápidas en la banda de radio, la radiación electromagnética de longitud de onda más larga y más baja, más allá del infrarrojo y microondas en el espectro electromagnético.

Los astrónomos no saben qué causa estas explosiones, pero pueden ser sorprendentemente comunes. Los mejores candidatos de FRB incluyen estrellas de neutrones con campos magnéticos fuertes, llamados magnetares (o magnetoestrellas). Algunos físicos sugieren que el responsable es la materia oscura o inteligencia extraterrestre. Quizás haya varias fuentes diferentes, los científicos todavía están tratando de resolverlo.

Esta ráfaga veloz, llamada FRB 180725A, llegó a CHIME, un radiotelescopio enorme en el sur de la Columbia Británica, en Canadá, a alrededor de las 14:00 en horario del este (11:00 horas en el Pacífico) el pasado 25 de julio. Duró aproximadamente dos milisegundos, y tenía una frecuencia tan baja como 580 MHz, de acuerdo con el registro. Para comparar, la banda de radio FM abarca frecuencias de 88 a 108 MHz, mientras que un horno de microondas excita moléculas usando un campo eléctrico con una frecuencia alterna de 2.450 MHz.

¿Qué hace que este caso de FRB sea tan extraño? En realidad es probable que no sea muy diferente del resto, según Petroff, pero 580 MHz es la frecuencia más baja que los científicos de FRB han detectado hasta ahora. Usualmente, estos estallidos llegan a la Tierra con frecuencias entre 1.000 y 1.500 MHz. Y, además, probablemente no sea el último incidente de este tipo. CHIME captó la señal durante su fase inicial de funcionamiento, lo que significa que el telescopio apenas está comenzando a trabajar.

FRB 180725A es solo una muestra de lo que está por venir. El enorme campo de visión de CHIME podría permitirle encontrar una de estas ráfagas cada día. “Lo más emocionante de CHIME es que probablemente encontrará muchas FRB, lo que significa más posibilidades de saber de dónde vienen”, dijo Petroff.

¿Es emocionante? Claro que sí. ¿Son extraterrestres? Probablemente no. Es solo otra pieza en el rápido rompecabezas de ráfagas de radio del universo. Para determinar realmente su fuente, los científicos necesitan detectar más, especialmente las que se repiten, algo que podría proporcionar observaciones confiables.

Como Petroff ha dicho: “esta detección no significa que nuestro trabajo está hecho”.


   0   RECOMENDAR




COMENTAR ESTA NOTA

Todos los campos son obligatorios



IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

  Acepto






Teléfonos Fijos: 4461603 / 4476566 - Teléfono Celular: 3764295717
Copyright © 2018 - LT4 MULTIMEDIOS